Según el análisis realizado por la Unión de Profesionales y Trabajadores Autónomos (UPTA) a partir de los datos publicados por el Banco de España en este mes de marzo, el saldo vivo de financiación a las sociedades no financieras (empresas) residentes en España era de 911.933 millones de euros en el mes de Enero de 2016.

Este dato representa una disminución de 5.054 millones que en el mes anterior de Diciembre de 2015, 28.200 millones menos que en el mismo mes de Enero de 2015 y casi cien mil millones menos que a finales del año 2013.

La tasa interanual de descenso es de -1,2%, cifra por fin muy alejada de los descensos de casi el 6% que se veían en 2013 o de casi el 5% en 2014, pero que repunta con respecto al mes anterior que se encontraba en el -1,0 %, después de varios meses de frenar las caídas permanentes anteriores. Todo demuestra que podemos estar de nuevo en un nuevo ciclo de menor financiación a las empresas.

Para UPTA el dato no es positivo, ya que demuestra que las empresas que lo necesitan no pueden acceder al crédito y no comparte la explicación oficial de que estos datos significan que las empresas están menos endeudadas, ya que esta es una interpretación exclusiva si lo valoramos desde la óptica de la gran empresa

Para Sebastián Reyna, Secretario General de UPTA, “el acceso a la financiación se convierte así en el principal problema de la empresa pequeña y de los trabajadores autónomos que no cuentan con capacidad de liquidez y que difícilmente podrán aprovechar la mejora de las variables macroeconómicas”.